Lo hermoso de...

...


Lo hermoso de la filosofía es perderse en la experiencia de cada autor,

Dejar de ser tú mismo e involucrarse en otras epistemologías.

Es pensar sin esfuerzo, porque todo tiene un porqué.


Significa, entonces, no pertenecerse a ti mismo.

Dejar que el alma del autor se apodere de tu mente.


Sin dudas, es el arte de preguntar y cifrar las respuestas.




Dualidad emocional.

...






-Aguarda un momento! dijo después de tomar un trago de zumo.
 
-No quiero argumentaciones, solo un si o un no,
 
pero ten en cuenta que si tu respuesta es si, 

me quedare contigo hasta el ultimo día 

de mi vida y si es no, aceptare haberte perdido.


Podía ver el iris de su ojo tiritar al son del silencio.

 Me quede inmóvil pero pensaba
 
-La respuesta es obvia, pues me quedaría con él para siempre.

Pero no me perdonaría verlo triste por mi causa.

 Y dije:


-No. -fijando mi rostro muy cerca del suyo-

 Y no pienso discutirlo hasta que lo entiendas

algún momento y me lo  agradezcas.





...

Historia de Amor.

...





Siberia 1799 - 1823
-Ea, has ganado la carrera!. Yo le miré y pensé, desde lo más usual de su camiseta hasta, sus malos gestos de humor dibujados en su rostro mientras trataba de recuperar el aliento. No dije nada y subí hasta el primer peldaño de alambres del viejo puente. Podía ver el sol por entre las ramas del campo de la vieja "torcida", así le decimos por su lomo, pero no podía estar ahí mucho tiempo, debía terminar de buscar la llave y guardar todo.
La niña se rajó la cabeza con tres alambres sueltos. Ahora lo pienso y debí ayudarla porque sangraba mucho y estaba mareada, era muy niño y no me disculpo. Ella era quien me acompañaba a todos lados, sólo que esta vez no estaba cómodo con sus ojos verdes gigantes y curiosos. Mientras se desmallaba caminé poco a poco, dándome ínfulas de detective secreto.

Cuando me sentí cubierto tomé con ambas manos las malditas tijeras oxidadas hice un corte y comenzó a sangrar la corteza del olivo. Hice lo que me pidió y escribí "Vane y Manuel por siempre" me hice una cortada en la planta de la mano y morí a causa de la infección, pero ella, tenían que verla, mareada, casi sin aliento, caminando a pasito, rasgando su vestido para tapar mi herida. Fingí un último-aliento y me quedé inmóvil y en silencio entre sus brazos.


...

Momento creativo.



"Es en las obras de arte donde los
pueblos han expresado sus más íntimos pensamientos
y sus más ricas intenciones".
Georg Wilhelm Friedrich Hegel.

Una noche con-sin sueño.

...

Una noche cualquiera,
a quien le suele suceder.



Existen una infinidad de cosas de podría estar haciendo, pero justamente esta noche me tocó pensar, ¿en qué? no sé. Solamente se siente y aun con el discurso más elaborado y las palabras más melifluas podría llegar a abarcarlo.

Para mí primeramente y luego para alguien a quien quizás le haya tocado pasar una, dos, tres noches en silencio y con el vacio más grande imposible de llenar con materia sensible. Desde luego, quién puede estar despierto a la 1:10 am y estar pensando en las carencias del corazón, yo soy uno y reconocerlo me hace enfrentarlo.

Nunca hay nada claro. En estos momentos todo esta en silencio y piensas en todo. Haces cadenas de recuerdos y uno lleva al otro. Quieres pensar algo que te haga sentir mejor. Te consuelas diciendo cosas positivas. Caminas sin intención. Sigues hablándote. Nunca hay nada claro.

Está ausente y luego aparece. Disfrutas los momentos de compañía. Hablas de temas relacionados a árboles. Le abrazas por momentos cuando se terminan las palabras y los árboles. Le das un color azul (es mi favorito). De noche se despiden presumiendo un verdadera amistad. Está ausente y luego aparece.


...

Pi-no-cho

...



Mi pinocho
no miente, sólo exagera.
no calla, sólo escucha.
no daña, sólo aconseja.
no mira, sólo intuye.
no ama, sólo esta confundido.
no se mueve, sólo aguarda.


El declaró.


Entonces, ¿quién es pinocho?

¿Será el autor de este escrito o el inerte pedazo de plastico?

-No lo sabes, pero, si, soy yo-




Un no-sé-qué con nombre.

...


Dice algo, me dice algo.

si lo escucho me confundo

si lo ignoro me atormenta.

No es mi voz la que quiero escuchar

hay algo mejor pero aun no me dice nada.

Su acérrimo interes me interpela,

pero como es propio del hombre

sígo mis pensamientos pueriles interesados.

Si hago silencio me confundo

si lo manifiesto me atormenta.

...no-se-que